Cumbre Social Aragón

 

 

 

 

Desde el pasado 24 de octubre de 2012 formamos parte de la Cumbre Social de Aragón como una organización más para sumar esfuerzos y trabajo en estos momentos de crisis y de claros ataques ideológico-financieros.

Para nosotras y nosotros, en este momento actual de crisis todo está conectado. La situación actual es de una crisis del sistema capitalista encaminada a dinamitar y acabar con los sectores y servicios públicos del Estado, y derribar todos los derechos laborales y sindicales conquistados tras tantos años de lucha obrera.

Mesa informativa de la Cumbre Social en plaza España (Zaragoza)
 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde un primer momento hemos participado en todas las movilizaciones encaminadas a defender los sectores y servicios públicos: desde la defensa de una sanidad y educación pública, universal y gratuita, hasta la defensa de una vivienda digna, la dación en pago y el alquiler social, pasadno por la oposición a las últimas medidas y reformas laborales y sindicales.

Por eso decimos y creemos que todo está relacionado, y creemos que la principal prioridad en la agenda de las fuerzas políticas, sociales y sindicales de izquierdas, tanto a nivel estatal como regional, debería ser confrontar contra ese ataque brutal a los derechos conquistados tras tantos años de lucha, y ahí planteamos claramente que todo resulta insuficiente si de forma simultánea no se cuestiona y plantea como urgente un nuevo modelo de sociedad, un modelo de estado diferente, más justo y democrático. Y eso, en términos de nuestro país se llama República.

Entendemos que la República no es una opción partidaria ni sectorial, sino una alternativa transversal, en positivo e ilusionante, que permite un marco general de conviviencia con contenidos sociales, morales y democráticos superiores a los del sistema actual, el Capitalista, y su forma de Estado, la monarquía. Todo está conectado: la ilegalidad del Golpe de Estado que derribó la democracia de la II República; la ilegitimidad de origen de la monarquía, la impunidad del franquismo, la corrupción generalizada, el menosprecio y negación de participación de la ciudadanía en lo público... son elementos inherentes de esta falsa democracia insertada en un sistema injusto e insolidario, y una economía expoliadora en beneficio de intereses privados.

Página web de la Cumbre Social de Aragón